🡐 Volver


El minilab cuenta con dos partes análogas a todo proceso de copiado manual. Una parte seca donde se graba luz sobre el papel y la otra parte húmeda donde los químicos entran en acción.

El negativo se coloca delante de la luz del proyector y este proyecta la imagen del negativo directamente sobre el papel fotográfico.  

Los filtros dicroicos intervienen sobre la luz de la ampliadora lo que permite ajustar con precisión el color de cada fotografía.

Una vez que el papel fue impactado por la luz, pasa al sector húmedo donde la imagen es revelada, fijada y lavada, saliendo seca y tibia luego de pasar por el secador.